jueves, 25 de diciembre de 2008

Oceano Mar & Turner

"Darrell era uno de los que había regresado. Había visto el vientre del mar, había estado aquí, pero había regresado. Era un hombre amado por el cielo, decía la gente. Había sobrevivido a dos naufragios y, según se decía, la segunda vez había navegado más de tres mil millas, sobre una barca insignificante, antes de llegar a tierra. Días y días en el vientre del mar. Y después había regresado. Por eso decía la gente: Darrell es sabio, Darrell ha visto, Darrell sabe. Yo pasaba los días escuchándole hablar: pero del vientre del mar nunca dijo nada. No le apetecía hablar de ello. Ni siquiera le gustaba que la gente lo considerara experto y sabio. Sobre todo no soportaba que alguien pudiera decir de él que se había salvado. No podía oír aquella palabra: salvado. Bajaba la cabeza y entrecerraba los ojos, de una forma que era imposible olvidar. Yo lo miraba en aquellos momentos y no lograba darle un nombre a lo que leía en su rostro, y que, lo sabía, era su secreto. Mil veces llegué a rozar ese nombre. Aquí, en esta balsa, en el vientre del mar, lo he hallado. Y ahora sé que Darrell era un hombre experto y sabio. Un hombre que había visto.
Pero, por encima de todas las cosas, y en lo más profundo de cada uno de sus instantes, era un hombre inconsolable.




Eso es lo que me ha enseñado el vientre del mar.
Que quien ha visto la verdad permanecerá para siempre inconsolable.
Y verdaderamente salvado solo lo está quien nunca ha estado en
peligro."

Texto: Oceano Mar. Alessandro Baricco
Imagen: J.M.W. Turner.

4 comentarios:

Eria.. dijo...

Inconsolable es una palabra que da miedo, que te inunca de impotencia. Adoro el mar y no quisiera hacerme sabia en su vientre, me gusta estar aquí, salvada.
Escribes de una forma genial. Me ha gustado leerte.
Besitos varios.

contrahecho dijo...

Eria... escribe Baricco, con perdón de la autora del blog.
Cómo me gusta..., creo que podría pasar el resto de mi vida leyéndole solo a él.
Un beso nina.

Eria.. dijo...

Vaya.. disculpad mi incultura...

Nina Cohen dijo...

Gracias...a los españoles y al iatliano.

saludos